ViajarVen | Su Guia de Viajes

Estado Sucre

Tierra de playas y bahías infinitas

Si se llega al estado Sucre por el oeste, se tiene la oportunidad de recorrer una de las carreteras costaneras mas seductoras del país. La carretera troncal No. 9 es llamada la Ruta del Sol.

Y conduce a una serie de playas de arenas doradas , algunas encajadas entre farallones, en cuyas mansas aguas de múltiples tonalidades aguamarinas se aprecian los fondos coralinos. Muchas de ellas cuentan con servicios de estacionamiento, venta de comida, alquiler de toldos y sillas, o la oportunidad de contratar paseos en bote a las islas y playas cercanas. Las playas más conocidas son Arapo, Arapito , Vallecito, Playa Colorada y los Hicacos. Otro aspecto de interés en esta ruta son las ventas de artesanía típica , que en el sector de Barbacoas adquiere el rostro peculiar de la muñecas de trapo características de la región:

El paisaje.

Al estado Sucre lo define la variedad, un rasgo característicos de su gente como de su geografía. El paisaje sucrense, ubicado en la extremo oriental de costa caribeña de Venezuela, encierra en 11.800 Km2 contrastantes ambientes que van desde las áridas costas de Araya hasta los bosques nublados

De la serranía Oriental desde las áridas islas frente a la costa hasta las fértiles tierras de Campoma o los intricados caños cercanos a Irapa. Cuatro parques nacionales – Mochima, Península de Paría, Turuépano y una pequeña porción El Guácharo- protegen algunos de los ecosistemas más valiosos de la región oriental del país, como son los arrecifes coralinos, el bosque nublado, el bosque seco y los manglares.

Dos penínsulas ejemplifican los contrastes que se armonizan en Sucre: Paria , que se prolonga hacia el oriente y Araya, que señala al occidente. Las verdes montañas de Paria-palabra caribe que significa “serranía” -, que alcanzan los 1.371 metros en el cerro El Humo, hierven de vida; tanto

es así , que al aproximarse a estas costas, Colón creyó haber encontrado el paraíso terrenal. Araya, “espina” en lengua caribe , se extienda como un yermo, gris por el color de la vegetación seca y rijoso por los matices de la tierra desnuda. En el golfo de Paria , en un ambiente dominado por pantanos , Sucre abre sus costas a los caños más septentrionales del delta de Orinoco.

Una espectacular montaña se asienta en el extremo sur del estado. Es la serranía del Tumiriquire, cuyas cimas culminan en el cerro Turimiquire a 2.596 metros de altura. El aire cargado de humedad proveniente del mar forma densas nubes que se acumulan y descarga sobre el macizo, produciendo el agua dulce que, en mayor proporción , nutre la economía de la región nororiental. El bosque húmedo de las laderas y el bosque nublado de las cumbres son ambientes ricos en vida silvestre, y forman un continua con las estribaciones del parque nacional El Guácharo, que Sucre camparte con el estado Monagas.

CUMANA Capital de Estado, fue la primera cuidad fundada por los españoles en el continente Americano. Fue fundada en el año 1521 por Gonzalo de Ocampo, con el nombre de Nueva Toledo. En 1559 fue construida por Fernández de Zerpa con el nombre de Cumana.

El Castillo de San Antonio, típico fortín de la época, con defensas, túneles, calabozos, etc.

Desde la colina domina la vista de toda la ciudad. Fuerte Araya o Castillo de Santiago. Es una de las ruinas histórica mas importantes de Venezuela. Su construcción tomo más de tres años de arduos trabajos, ya que todos los materiales, el agua y la comida, deberían traerse por mar.

Carúpano. Ciudad celebre por sus bellezas naturales, ofrece estupendas playas, como: Copei, Playa Grande, Puerto Sato, Caribe, Rio Caribe, Caracolito, etc. Las playas de Estado Sucre, ofrecen una rica y variada vegetación, con aguas tranquilas y cristalinas; las mas importantes son: Playa Colorada, llamada así por el color de su arena, Arapito, Santa Fe, Playa Grande y el Golfo de Paria, siendo Macuro La mas importante, ya que fue visitada por Cristóbal Colón en su tercer viaje.

Península de Paria

Desde Rió Caribe la tierra se desprende del continente y forma una extensa lengua que se prolonga hacia el mar. Es la península de Paria. Cuyo relieve montañoso esta tapizado por un denso bosque que se abre de cuando en cuando para exponer vistosas playas como Medina, Puipuy, Caracolito y Querepare. Sobre la costa se encuentran, entre otros, los poblados de San Juan de las Galdonas y San Juan de Unare, dedicados formas tradicionales de subsistencia como la pesca y el cultivo de conucos. Recientemente en el sector se han establecido posadas y ventas de artesanía operadas conjuntamente por pobladores locales e inversionistas foráneos, en las que se disfrutan de un cómodo alojamiento así como exquisitas comidas nacionales e internacionales.

Sobre la costa sur de la penínsulas, de cara al golfo de Paria, esta Guiria. Su ubicación aparece reseñada por los exploradores y conquistadores del siglo XVI, señalándola como el puerto mas seguro para adelantar expediciones al continente. La ciudad también tuvo una importante participación en el abastecimiento de las tropas patriotas durante las campañas lideradas por Santiago Mariño en 1813. Posteriormente, el puerto de Guiria  fue utilizado para el transporte de una gran variedad de cargas, tanto hacia adentro como hacia fuera del país. Hoy en día, el puerto sirve principalmente a la gran industria pesquera allí establecida.

Parques de selva y agua

Una buena parte del macizo montañoso que recorren la península de Paria, así como los bosques que los cubre y la vida silvestres que lo habita, están protegidos por el Parque nacional Península de Paria. Este se extiende desde el cabo tres puntas hasta el promontorio de Paria, en el extremo este de la península, frente a Trinidad. Sus 37.500 hectáreas protegen ambas vertientes de la serranía, que se eleva hasta 1.370 metros sobre el nivel del mar. El clima calido y lluvioso es propicio para la vegetación que según los expertos albergan especies transportadas por las aguas del Orinoco desde Guayana, y especies nativas que solo se encuentran en esta zona. Las particulares condiciones que reinan en el área favorecen la presencia de especies que habitan solo en la península de Paria, como el vistoso colibrí tijereta. Entre los mamíferos se encuentra el mono capuchino cariblanco y la rata espinosa, además de  venados, zorros, monos araguatos y bäquiros.

En el sureste del estado, 72.600 hectáreas de tierras atravesadas por los caños Ajíes y Guariquën están protegidas por el parque nacional Turuëpano. El clima es calido y las prolongadas lluvias aniegan el terreno que el mar no reclama y sobre el cual se desarrolla un impresionante vegetación de manglar y selva de pantano. La mezcla de ambientes salinos con los de agua dulce, y de áreas de tierra firme con pantanos y caños, constituyen la principal singularidad del parque. Su peculiaridad se afirman con la presencia de especies amenazadas de extinción, como el manatí, el jaguar y perro de agua, con la visita anual de aves migratorias que dependen del parque para su supervivencia y con la concurrencia de flamencos, corocoras y patos reales que llenan el ambiente de un gran colorido.

Desde Guiria salen las embarcaciones que recorren la ruta por mar hasta el poblado de Macuro, ubicado en la costa sur de la península de Paria, hacia su extremo más oriental. El poblado es famoso por ser el sitio donde el insigne admirante Colon conoció tierra continental por primera vez. 

Sitios turísticos recomendados en la Península de Paria:   La Península de Paria, se ha convertido en el destino por excelencia para el disfrute de unas inolvidables vacaciones por su exuberante paisajismo que combina desde playas, selvas, ríos y caños navegables, aguas termales, búfalos, flora, fauna, cultura como el cacao, licores, el café, historia y la amabilidad de su gente.



 

 

Alojamientos destacados

 

Excursiones destacadas

 

  Solicitar cotización

 

V i a j a r V e n es operado por: M M Tours Services C.A. | Rif J -31230548-7
Horario de Lunes a Viernes de 9 AM a 4 PM | Telf.: 0295-2637203
.